La importancia de la respiración ¿Sos de preocuparte demasiado? ¿Tu cuerpo siente un cansancio exagerado? Si el estrés es tu modo de vida, como el de muchos/as, esta nota es PARA VOS.

¿QUÉ ES REPIRAR?

Okey, parece una pregunta fácil. Pero,
¿realmente sabes cómo funciona este proceso?

La respiración es un proceso biológico propio de los seres vivos, cuyo objetivo es mantener activo su organismo (por lo tanto, vivo) a través del intercambio de dióxido de carbono por oxígeno. Es conocida comúnmente como el proceso por el cual inhalamos aire, pero eso es sólo la manifestación del sistema respiratorio cuyo proceso es aún más complejo, donde las verdaderas beneficiadas son las células de los organismos, en la denominada respiración celular.

Luego de que el oxígeno haya cumplido su objetivo dentro del sistema, lo que se devuelve al medio ambiente, como desecho, es dióxido de carbono. Otro elemento, que para otros organismos como las plantas es vital, por lo que constantemente estamos en un intercambio en el ecosistema.

La inhalación o inspiración oxigena cada célula de nuestro cuerpo, la exhalación o expiración ayuda al drenaje linfático y desintoxica al organismo. La respiración es nuestra primera fuente de energía, esta aumenta nuestra vitalidad física, psíquica y espiritual y nos ayuda a restablecer el equilibrio emocional.

RESPIRACIÓN Y ESPIRITUALIDAD

Primero vamos a analizar la palabra "espiritu": proviene del latín spiritus, que significa ‘respiro’ y todo lo relacionado con el elemento aire. Se traduce al griego como pneûma, que se relaciona con ‘aliento’, ‘respiración’ y ‘espíritu’.

A lo largo de la historia de la espiritualidad humana, con su diversidad de mitos, prácticas y creencias, la respiración ha sido siempre origen de meditación y reflexión. No tiene nada de sorprendente. El aliento está ligado con la vida. Respirar es vivir. Cuando los seres humanos nacen, al igual que los mamíferos, las aves y los reptiles, respiran por primera vez.

En todas las religiones hay por lo menos una referencia a ella, por ejemplo: en las tradiciones Vajrayana del budismo tibetano la respiración no sólo simboliza la relación con el entorno físico sino también con el entorno sutil
de energías y fuerzas.

Entonces podemos entender que la respiración no se limita a darnos vida, si no que también puede modificar nuestro estado de ánimo.

ANSIEDAD, ¿CÓMO PODEMOS INTENTAR CONTROLARLA?

La respiración diafragmática es clave para manejar la ansiedad.

La ansiedad es un sentimiento humano normal que todos experimentamos cuando enfrentamos situaciones difíciles o que se ven como amenaza para la vida. Es una reacción emocional ante la percepción de peligro, que busca protegerte de lo incierto. Actualmente el 33% de la población mundial asumen que son ansiosas. 

No debemos subestimarla ni estigmatizarla, existe y todos/as la tenemos, algunos/as en mayor y otros en menos cantidad.

Estos son algunos de los síntomas a los que hay que estar atentos/as:
  • Dificultad para concentrarse
  •  Fatiga y cansancio excesivo
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Agitación
  • Dolores de cabeza
  • Malestar estomacal
  • Sudoración

Entonces bien, una vez que conocemos qué es y sus síntomas, te vamos a brindar unos pasos a seguir para intentar manejarla.

El secreto está en qué practiques estas técnicas de manera regular. La práctica repetida te va a permitir cambiar tus estados de tensión, por una sensación de calma y relajación.



Para lograr una respiración diafragmática exitosa primero tenés que realizar el siguiente método de diagnóstico: Colocá una mano en tu pecho y la otra en el abdomen. Respirá y observa hacia dónde va el aire, ¿va hacia tu abdomen? Si es así, tu ciclo respiratorio esta siendo acelerado y superficial. Seguí estos pasos y vas a sentirte mejor:


  1. Sentate o acostate en una posición que te sea cómoda.
  2. Dirigí tu atención hacia la respiración.
  3. Coloca una mano en tu pecho y otra en el abdomen.
  4. Respirá a través de tu nariz.
  5. Tratá de desplazar aire dirigiéndolo hacia tu abdomen, tu pecho debe permanecer quieto. Tu estomago debe hincharse y deshincharse naturalmente, como un globo.
  6. Prestá tención al ritmo en que respirar. Hacelo pausadamente, contá hasta 3 cuando inhales, reteniendo el aire, luego exhalá. La respiración debe ser suave, controlada y pausada.
  7. Continuá con estos pasos por aproximadamente 3 minutos (que podes ir aumentando).

Esta técnica podes realizarla en cualquier momento del día, ya sea en un break del trabajo, como un viaje en bus. Con práctica, nos ayuda a desarrollar una respiración completa y natural, favoreciendo la distención y la calma. Recordá que mientras más veces al día la practiques, más resultados vas a obtener.



Fuente
Autora